Guía – Instalación

164

Por Fernando Brizuela y Solana Finkelstein

Con curaduría de María Menegazzo Cané y Magdalena Mosquera

 “En un sistema complejo, el todo representa más que la suma de las partes, y conocer aisladamente cada una de las partes no basta para conocer el todo”. Jean-Marie Pelt, publicado en el Correo de la UNESCO, julio 1979.

Esta vez la intervención del Patio Itaú está enmarcada dentro de la reciente exhibición DE REGRESO AL PARAÍSO, en la que se reflexionaba sobre las distintas formas que asume nuestra relación con la naturaleza. En ese marco, Guía se despliega como una especie de vademécum originario, una sabiduría desenterrada y ofrecida espontáneamente al peatón que tenga tiempo y curiosidad.

El mandala, que es un campo energético de equilibrio y purificación, hace de fondo de una silueta tomada de antiguos esquemas antropomórficos medievales. Sobre ella se ubican plantas curativas que favorecen las zonas del cuerpo sobre las que se aplican.  La suma de los tres elementos aislados conforman un todo indisoluble, un talismán gigante para la sanación del hombre.

En un mundo que propone soluciones rápidas, donde los síntomas se atacan aisladamente, dos artistas desempolvan antiguos saberes, haciéndonos reflexionar sobre la fragmentada relación con nuestro cuerpo.

 

 

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta